• slider5
  • slider2
  • slider6
  • slider_start_es
  • slider4
  • slider3


La memoria del Holocausto

El Holocausto en el territorio polaco ocupado por los alemanes fue parte del programa de exterminio de los judíos. Millones de personas fueron asesinadas en los campos de exterminio nazis construidos en las tierras polacas invadidas por los alemanes (Auschwitz-Birkenau, Treblinka, Majdanek, Bełżec, Sobibor, Chełmno), otras morían en los guetos creados en numerosas ciudades polacas bajo el gobierno nazi. Esta ruta permite conocer la historia del pueblo judío durante la ocupación. Los sitios que se han conservado hasta hoy son testimonio de las crueldades inhumanas de aquellos tiempos.

Día 1

Llegada a Varsovia. Una ruta tras las huellas judías y la martirología judía durante la guerra. Visita al lugar donde existió el gueto judío el cual fue el más grande de toda la Europa ocupada, cercado por una muralla y separado del resto de la ciudad. La gente que vivía dentro de las murallas sufría de hambre y epidemias. En abril de 1943 empezó el levantamiento del gueto. A pesar de una destrucción casi completa aún existen unos lugares que recuerdan aquel tiempo: el cementerio judío, Umschlagplatz, la Plaza Grzybowski con un teatro judío, la sinagoga Nożyków, la calle Złota donde se han conservado unas partes del gueto y el Monumento a los Héroes del Gueto. Acomodación y cena en el hotel.

Día 2

Llegada a Treblinka al noreste de Varsovia. En este campo de exterminio que fue lugar de ejecuciones masivas entre 1941-1944 asesinaron a cientos de miles de judíos. El campo estaba cercado con alambre de púas alto, camuflado con follaje entretejido para ocultar lo que pasaba dentro. En el lugar donde se encontraban antiguas cámaras de gas hay un monumento grande rodeado por miles de tumbas simbólicas que representan pueblos, ciudades y países de los cuales se habían deportado las víctimas a Treblinka. Llegada a Lublin. Acomodación y cena en el hotel.

Día 3

Por la mañana la salida del hotel para visitar Lublin. La comunidad judía de Lublin era conocida en todo el mundo, sobre todo gracias a la escuela talmúdica, varias sinagogas y la biblioteca rabínica. Era una de las más grandes y prestigiosas escuelas rabínicas del mundo. Durante la II guerra mundial los judíos de Lublin fueron deportados a los campos de exterminio de Bełżec i Majdanek. El campo de Majdanek funcionó en los años 1941-1944. Hoy en día es un museo cercado con alambre de espino, con torres de vigilancia, barracas, un monumento impresionante y un mausoleo. Regreso al hotel, cena.

Día 4

Por la mañana salida hacia Leżajsk. Visita al cementerio judío con la tumba del tzadik Elimelech (uno de los miembros más importantes del movimiento jasídico, filósofo y psicólogo). Hoy en día es un lugar de peregrinación de los judíos de todo el mundo. Después, llegada a Bełżec. El campo de exterminio de Bełżec estaba situado en la parte sureste de la comarca de Lublin. Funcionó en los años 1941-1943. Tal localización les permitió a los nazis convertir este sitio en el lugar de matanzas masivas de todas las comunidades judías de los territorios de tanto la Polonia actual como Ucrania. La siguiente parada en Tarnów donde en la calle judía podemos encontrar las huellas de la mezuzá en los pórticos de las casas, la bimá que es lo único lo que queda de la Vieja Sinagoga, la mikve y el cementerio judío. Llegada a Cracovia, acomodación y cena en el hotel.

Día 5

Exploración de las huellas de la comunidad judía y su cultura a través de la visita al barrio de Kazimierz. Antiguamente una ciudad separada, hoy en día una parte integral de Cracovia, fue un centro de la religión, cultura y ciencia judía. Ahí vivía toda la comunidad judía antes de la guerra. Destruido durante la ocupación, hoy ha sido reconstruido de manera que uno pueda contemplar la arquitectura histórica restaurada y percibir la vida cotidiana de los judíos. Cada rincón de Kazimierz fue testigo de la historia de los judíos polacos visible en el sistema de calles estrechas, sinagogas y el cementerio judío. La posibilidad de visitar la Sinagoga Vieja (Stara) con el museo, la Sinagoga Remuh con el cementerio, la Sinagoga Tempel o la Sinagoga de Isaak. Traslado al barrioPodgórze donde se encontraba el gueto de Cracovia, la fábrica de Oskar Schindler y la farmacia "Pod Orłem" dirigida por el único polaco que vivió en el gueto hasta el final de su funcionamiento. Otro sitio que vale la pena visitar es Płaszów – un antiguo campo de trabajo nazi. La posibilidad de conocer aquellos tiempos mejor durante la reunión con las personas que han sobrevivido el Holocausto o los Justos entre las Naciones (retratos de personas que salvaron a judíos durante la II guerra mundial) Cena en el hotel.

Día 6

Llegada a Auschwitz-Birkenau, antiguo campo de concentración, un símbolo de terror y bestialidad. Fue construido por los alemanes en 1940 para los ciudadanos polacos, desde 1942 se convirtió en el lugar principal del exterminio masivo de aproximadamente un millón de judíos de toda Europa, de muchos polacos, gitanos, prisioneros soviéticos y víctimas de otras etnias y nacionalidades. Las ruinas de las cámaras de gas, los kilómetros de alambre de espina, las barracas de madera, la plataforma de ferrocarril donde se descargaban a los detenidos evocan un pasado estremecedor. Actualmente las fotografías, documentos recuperados del lugar, toneladas de pelo y zapatos ilustran la escala de crueldad. Cena en un restaurante judío con la música klezmer en vivo.

Día 7

Día de regreso.